Los vendedores de humo me tienen cansado

Los vendedores de humo me tienen cansado

Hace unas semanas revisando mis listas de twitter, vi un tweet de mi querida amiga y colega Élia Guardiola que me llamó mucho la atención…

Tweet Elia Guardiola

Era un enlace a una publicación en su perfil de Facebook y enseguida me quedé enganchado a la conversación que empezó a generarse en torno al siguiente tema: Los vendedores de humo en social media. Inmediatamente me sentí identificado. Recordé que uno de mis primeros post fue en relación a ese tema y por ello me decidí a rescatar un poco el hilo de la conversación que se generó y publicar una segunda parte de aquella publicación que hice en 2014.

Los vendedores de humo me tienen cansado

El texto que publicó Élia es el siguiente:

“Supongo que voy a abrir la Caja de Pandora pero, sinceramente, como es lo que pienso y siento, me preocupa poco hacerlo. No es una pataleta como en algunas ocasiones, son situaciones que vivimos a diario, que casi todos pensamos y nadie exterioriza.

Los vendehumos han desvirtuado el marketing y sus serviles los han alimentado. La ignorancia de sus comunidades son las que nutren su ego para sobrevivir y seguir subsistiendo a través de esta ignorancia intoxicada.

Pero como dijo Woody Allen, las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas.

Todos hablamos, comentamos, anhelamos y soñamos. Intentamos llevar a cabo nuestros sueños porque así nos lo enseñaron, y si no nos lo enseñaron, nosotros lo aprendimos a lo largo de nuestra existencia, sobre todo en los batacazos a los que tuvimos (y seguimos haciéndolo) que lamernos las heridas a lametazos para seguir caminando hacia el frente.

La ‪‎humildad es cada día más cara de ver y de sentir. Nos aferramos a las palabras que se mueven como hoja al viento de quienes tenemos hoy y mañana están con la competencia dándoles palmaditas en la espalda. Y seguimos pensando que el ser humano no se mueve por interés, jejeje… menos mal que quedan algunos pocos mortales que aún tienen claro el concepto de HUMILDAD porque ésta va intrínseca en su forma de ser. 

Nos crecemos como la espuma, y si bajamos a la misma velocidad, significará que algo estamos haciendo bien. Las adulaciones nos gustan a todos, quien diga que no, miente. Pero una cosa es crecerse en un momento determinado porque nos gusta que nos regalen los oídos, y más después de un buen trabajo realizado con pasión, esfuerzo y perseverancia, y otra cosa es crecerse y creerse el ombligo del mundo.

Señores, los Dioses se quedaron en el Olimpo, empieza a ser hora de que vayan bajando de éste para trabajar un poco, hablar menos, y aportar contenidos de valor que sirvan para quienes les contratan o quienes les siguen fielmente. Nos queda mucho por aprender a TODOS, y a mi la primera”.

Naturalmente, al ser Élia una personalidad dentro del mundo del marketing, empezaron a llegar los comentarios a favor de su manifiesto, de los cuales extraje algunos en los que estoy de acuerdo en su contenido y que nos dejan alguna reflexión:

“Después tenemos que arreglar las c… que hizo un pseudoprofesional, o tenemos que frente a la mala experiencia que ha tenido el cliente, “lavar la cara” de la profesión o demostrar eternamente.”

“Lo malo del empleo de Community Manager a día de hoy, es que cualquiera que sepa usar las Redes Sociales se siente capacitado para realizar esas labores. Y no es así, pero muchas empresas no piden profesionalidad. Al igual que a cualquier cosa se le llama marketing, incluso a las labores comerciales a puerta fría. Es indignante y frustrante que no se valore a los verdaderos profesionales por encima de los vendehumos que se autodenominan con cuatro palabras en inglés.”

“Lamentablemente estamos en un sector en crecimiento y sin control y que da para mucho, tanto para aquellos que han tenido una formación adecuada o para aquellos que son autodidactas y a base de errores han aprendido. Y eso seguirá ocurriendo hasta que, en un futuro cercano, desaparezca la figura del CM como la conocemos hasta ahora y se enfoque y se profesionalice aún más este sector.”

“¿Entonces no te gustan los #CuñaityManagers? Son adorables. Y los que los buscan para contratarlos, también.”

“Los vendehumos hacen daño, pero poco en comparación con: cuñados que saben de marketing (pero no tienen cuentas en las redes sociales porque no les mola), sobrinas que han hecho un cursillo de html (del INEM), novios que diseñan en sus ratos libres (en un portátil de 300€), amiguetes que estudian para CM (y les da clase el sustituto del socio del vendehumos), hijos que están terminando ingeniería de nosequé (y esto “les viene bien para el Proyecto”)… Pero lo que más daño hace, con diferencia, son esas herramientas que se anuncian como “consiga resultados profesionales sin ser profesional y sin dar ni golpe”. ¿Os suena?”

“Yo creo que vendehumos ha habido siempre y en todas las profesiones. No importa que tengan títulos o experiencia, hay gente buena y que hace poco ruido y gente mala y que parece que ha hecho la Torre Eiffel. El problema es que ahora con la red todos hemos ganado más visibilidad y, por lo tanto, se notan más. Todo eso si asumimos que vendehumo es aquel que vende algo para lo que no está preparado prometiendo unos resultados que son inalcanzables y utilizando unas técnicas poco éticas. Y en esto último buena parte de la culpa la tiene el propio cliente. No estoy en contra de los que empiezan, de los que tienen poca experiencia o de los que aún les falta un poco de nivel para dedicarse a esto del marketing, en general, puesto que hasta los clientes más pequeños y con mínimos recursos necesitan la ayuda de alguien que sepa sólo un 10% más que ellos. Y hay que admirar su capacidad para venderse muy bien.”

“Todos tenemos derecho a empezar una vez tenemos conocimientos suficientes como para cumplir lo que prometemos. Es sencillo. Si no sabes lo suficiente, prepárate un poco más, y luego lánzate al rodeo. Seguiremos aprendiendo, porque no nos queda otra, y porque, además, aprender y equivocarse es sumamente divertido.”

“Disculpen que me entrometa en la conversación. pero has dado en el clavo con este comentario. Yo empecé de la misma manera e incluso hasta ahora he dicho que no a propuestas que están fuera de mis conocimientos y experiencia. Pero no todos somos honestos y como dijeron en un comentario anterior, hay gente con distintas necesidades y se aprovechan de esta situación.”

Los vendedores de humo me tienen cansado

Y por supuesto, también dejé algunos comentarios mostrando mi punto de vista al respecto:

“Me ha ocurrido varias veces en Tenerife. A pesar que solo llevo un par de años en marketing 2.0, me he encontrado clientes frustrados con el social media por culpa de los CM hechos con un curso de dos semanas, pero que hablan bonito. He visto los desastres que hacen en las redes. Y como dice Adriana, me los he cruzado en la calle y me hacen preguntas “de manual” o “no sabía que eso se puede hacer”. Claro, al pobre empresario lo engañan y le cobran 80€ (así es solo 80€) por “llevarle el facebook” le suben un par de fotos, comparten vídeos de gatitos y poco más. Es lógico entender que hay muchos empresarios “quemados” con estos vendehumos…

La lógica evolución del social media en España es que en unos años las pymes tengan en sus filas un empleado dedicado a ello, o el mismo dueño formado en social media. Si pensamos en los rubros más representativos de nuestras pymes (hostelería, restauración y turismo), observamos que los mejores contenidos y la comunicación de las experiencias estarán a cargo de quienes las crean y desarrollan.

¿Qué ocurre actualmente? Que los pequeños empresarios saben que deben estar en redes sociales, tener una web o un blog, como mínimo. Pero el desconocimiento de esta nueva tendencia (para ellos) y lo recortado de sus presupuestos, les lleva a buscar precios baratos “a ver que tal me va con eso del Facebook” (porque parece que no hay más redes sociales).

Obviamente habrán empresas que lo tendrán más complicado que otras, pero ya ha ocurrido antes con la publicidad tradicional en las pymes y es lógico que ocurra también con el social media en unos años (no me aventuro a decir cuantos).

Son muchas variantes, tendencias, estilos, etc que aún no podemos decir con certeza cual es el mejor, el más adecuado o el que brinda mejores resultados. Ahora hablamos de Growth Hacking, Content Marketing, etc. Mañana será otra cosa y así sucesivamente…”

Como dice la letra de una canción de Enrique Bunbury: “empiezo a pensar que en realidad, hay muy poca gente…”

A %d blogueros les gusta esto: