No pierdas clientes por mala atención en tu Restaurante

No pierdas clientes por mala atención en tu Restaurante

Muchas veces damos por “normal” que en ocasiones seamos victimas de una mala atención al cliente cuando salimos a comer a algún restaurante. Muchas veces dejamos pasar estos detalles porque nos gusta mucho la comida del lugar, nos queda cerca del trabajo o tienen muy buenos precios.

Sin embargo, llega un momento en que no soportamos más y decidimos buscar alternativas porque estos errores se vuelven repetitivos y no vemos intenciones por parte de los dueños del establecimiento por cambiar. “Siempre me ha ido bien así, porque voy a cambiar” Amigo mío, está usted en el principio del fin de sus días en ese negocio.

También ocurre que muchos empresarios olvidan que no solo dependen de la atención en su negocio o de la calidad de sus platos. La opinión de sus comensales es importantísima y el “boca a boca” ahora no solo ocurre entre las amistades sino también en las redes sociales (¿Porqué muchos restaurantes ignoran las redes sociales?) por lo que este es otro factor a tomar en cuenta y que también los dueños de los negocios están dejando a un lado sin saber que ocurre fuera de su establecimiento y sin poder actuar en consecuencia.

No pierdas clientes por mala atención en tu Restaurante.

He aquí algunas recomendaciones a los dueños de restaurantes que supongo quieren atender bien a sus clientes, pero a veces no saben como trasladarlo a sus empleados:

  • Siempre dar los buenos días/tardes/noches con una sonrisa y mirar a los ojos al cliente.
  • Sugerir los platos de carta antes de que tome una decisión el cliente, sino mejor no decir nada (puedes perder dinero).
  • Conocer qué platos quedan, es fundamental para ayudar e influir en la venta y no hacer sentir un malestar al cliente.
  • Preguntar los puntos de todas las carnes que se pidan.
  • Los camareros tienen que sugerir, ayudar al cliente a que se decida. Tienen que vender, ser unos verdaderos comerciales. Para esto tienen que conocer su carta, maridajes, conocer la rentabilidad de sus platos, etc.
  • Si un camarero ve que un cliente no se come un plato o una guarnición, siempre preguntar qué ha pasado, si se puede cambiar, etc.
  • Un cliente es una persona que espera mimo y pasar un buen rato, si no se le presta ninguna atención, ¿por qué tendría que volver ahí?
  • Recordar a los clientes que el negocio tiene Wifi gratis para sus clientes y que pueden opinar en las cuentas del local (Facebook, Instagram, etc). Esto es fundamental para intentar conocer la opinión de los comensales y ver la reacción de sus amistades en las redes.

Espero que estos pequeños consejos les ayuden a mejorar la experiencia de atención al cliente en sus negocios.

A %d blogueros les gusta esto: